sábado, 24 de octubre de 2009

La paz y la sociedad



¿Podremos los seres humanos vivir en paz?
¿Podremos, entre todos, construir una sociedad pacífica?

 Dice Nisargadata: Si usted quiere paz y armonía en el mundo, debe tener paz y armonía en su corazón y en su mente. Un cambio tal no puede ser impuesto. Debe venir desde adentro. Aquellos que aborrecen la guerra deben arrojar la guerra fuera de su sistema. Sin gentes apacibles ¿como puede usted tener paz en el mundo?. Mientras las gentes son como son, el mundo debe ser como es.

Siempre que surge la cuestión del mundo y sus conflictos, sería bueno plantearnos la parte de
responsabilidad que nos corresponde ante el tipo de sociedad que estamos creando, pues como la sociedad, efectívamente, es la suma de lo que somos los seres humanos, y decímos que nos gustaría vivir en paz, en una sociedad pacífica y solidaria, es interesánte encontrar que zonas dentro de nosotros no estan claras y crean conflicto, añadiendo confusión y sufrimiento al universo.
 Es fácil acceder a un estado de paz cuando meditamos, o cuando nos relacionamos dentro de ambientes afines o armoniosos, o cuando disfrutamos de una soledad y silencio que no es disturbado por el mundo. Y esto está bien y es importante porque nos permite cierto distanciamiento y desapego del constante ajetreo de la mente.
 
Pero esa paz "que tengo", pero que puede ser alterada por el siguiente movimiento de la vida, no es la paz que intuímos o hacia la que nos dirijimos, porque cualquier experiencia, por muy maravillosa que sea, pertenece todavía al contenido de la mente y está sujeta, por lo tanto, a sus opuestos.

Cuando pretendemos gozar de algo así como de un estado ideal, estemos dividiendo lo indivisible, al querer dejar fuera o rechazar la otra parte de la vida que aún se mueve en el ruido y el desasosiego.

 
Si no etiquetamos lo que llega y vemos como el ruido y el silencio son dos caras de una misma moneda, esa no resistencia ya nos sitúa como testigo de ellas y se abre la
vía hacia una paz que ya no puede ser alterada, porque ya incluye y trasciende los opuestos.

Para comprender la naturaleza de la mente, soy Testigo de ella. Y en ese "Yo Soy" o Conciencia, aparece el mundo en la perspectiva adecuada y basado en hechos, no en opiniones y memoria.
Para traer paz y armonía al mundo, hay que estar fuera de él, al igual que para traer orden al ser humano debemos de habernos reconocido más allá de él.

Sabiendo lo innecesario de buscar algo que ya está siempre connosotros, en esa incertidumbre, en ese espacio vacío, fuera de toda dirección, de toda voluntad, en ese Amar al Amado, puede que emerga la Paz "Que soy" , esa Paz que es inherente a nuestra Conciencia de SER.


Y aunque la idea de ser un cuerpo o una mente determinada se vaya diluyendo, al igual que ese hábito de
defensa del mi y lo mio, está aún todo un cuerpo universal al que la compasión y el amor no permiten que permanezca en la ignorancia y el sufrimiento.

El silencio y la quietud no son inactivos, todo lo contrario, en ellos está todo el poder de un universo que trabaja, al igual que el sol, por el crecimiento de toda la humanidad.

10 comentarios:

Delia Regina dijo...

Hola Beatriz:
Tu reflexión va al origen de nuestra enfermedad que es la ilusión de separatividad, mientras no la superemos no habrá paz posible en nosotros y por lo tanto en el mundo. Contemplar en Unidad y concretar esa contemplación en cada instante que vivimos es la única contribución que podemos aportar; sería el amor actuando.
Un abrazo.

sankaradas dijo...

Hola Beatriz.

Nisargadatta siempre tan claro y tan directo, es uno del los maestros que he seguido con más respeto y atención.
“Si usted quiere paz y armonía en el mundo, debe tener paz y armonía en su corazón y en su mente”.
Más claro, agua.

Namasté.

Beatriz Moro dijo...

Hola Delia Regina:

Sí, así lo veo yo también, esa contemplación concretándose a través de un amor que es la armonía de satúa, buscando dar luz al desasosiego de rayas y a la inercia de tamas.

Gracias y un abrazo
Bea

Beatriz Moro dijo...

Hola sankaradas:

Me alegro de compartir contigo el amor hacia Nisargadatta, que como tu bien dices es un maestro directo y contundente.
Siento que con comprender plenamente una sóla de sus frases ya no sería necesaria más enseñanza.
Pero bueno, por aquí andamos, acercándonos a todo esto desde distintos ángulos por la simple felicidad de mirar hacia lo bueno,lo bello y lo verdadero.

Z. dijo...

Hola Beatriz! Cómo hemos podido dudar alguna vez que sin paz interior no es posible paz en el exterior. El ego es el mundo al revés! Parecía tan natural "luchar" por la paz, "derrotar" al poder corrupto, "conquistar" libertades... Y sin embargo esto que dices: "Y sabiendo lo innecesario de buscar algo que ya está siempre conmigo" para mi es la clave, el quid.
Gracias por estas reflexiones que haces y nos haces hacer a nosotros!

Beatriz Moro dijo...

Hola "Z"

Efectivamente, "los viejos ideales", pero afortunadamente, aunque muchas veces se comience de forma confusa, el interés, la sinceridad y el compromiso nos permite encontrar el camino y la dirección adecuada.

Gracias, como siempre, por tus reflexiones.

Bea

nuria dijo...

Hola Bea,la paz me gustaría que fuera mi estado natural,paradísiaco algo que deseo y busco.Pero, creo que es sólo un ideal,complejo y algo frágil.No obstante me gusta vivir en paz.
Un saludiño
Nuria

Angus dijo...

La paz de los cementerios, la paz de las leproserías de la India, la paz de los amantes en el lecho después de hacer el amor, la paz de los yogis meditando, la paz de los corruptos repartiendose billetes de 500, la paz de la cocina de mi abuela cuando era pequeño, la paz de la iglesia, la paz de mi huerto, la paz de los que callan en silencio... ¿ Qué es la paz?.

ver con los ojos del corazon dijo...

Hola Beatriz! Acabo de encontrar tu blog , hermana. Soy Carmen, de Conciencia Primordial.

Y esa experiencia del UNO... es también mi dirección....desde el ángulo de CRISTO. Aprendo cada dia de todos... de ÉL.

Ese YO que nos libera del yo...
"Más allá del crepúsculo de la no-dualidad está la luz del Amor Trinitario" Bede Griffiths.


Gracias... seguiré tu buen blog... tu buen maestro.

Un abrazo

Carmen
concienciaprimordial.blogspot.com

Beatriz Moro dijo...

Hola Nuria, Angus y Carmen

Me alegro también de encontrarme con vosotros y de ir conociendo a gente que este interesada en compartir este camino de comprensión.

Un abrazo Bea